El Sistema Legal

 

Arbitrariedad


Imagínese que las personas que manejan carros amarillos con exceso de velocidad reciben una multa, pero la gente que maneja carros de otros colores no recibe una multa. No importa si la ley del tráfico destaca a los conductores con los carros amarillos a propósito o no: un sistema con este resultado en la práctica sería injusto. En el sistema legal Estadounidense, aproximadamente el 2% de los asesinos identificados reciben una sentencia de muerte. La justicia exige que los crímenes cometidos por éstas personas sean peores que otros, o que éstas personas tengan récords criminales más graves que otros acusados. Un sistema legal es arbitrario si la sentencia de muerte depende más del color de la víctima o del condado en el cual el crimen fue cometido que en la severidad del crimen cometido por el acusado.

En 1971, los presos en los pabellones de muerte de Californa y Ohio sostuvieron que la falta de criterios para determinar quienes recibían la pena de muerte les negaba el debido proceso legal proveído por la Decimocuarta Enmienda. McGautha v. California, 402 U.S. 183 (1971). En McGautha, la Suprema Corte determinó que sería prácticamente imposible construir de antemano ciertos criterios para guiar a los jurados que tenían que decidir si iban a sentenciar a una persona a la pena de muerte. La Corte notó la importancia de darle a los jurados discreción sobre la sentencia, explicando que la extensa discreción del jurado le permite considerar cada circunstancia del caso actual. La Corte no halló ninguna violación del debido proceso legal. Sin embargo, el año siguiente en Furman v. Georgia, 408 U.S. 238 (1972), la Corte decidió que el proceso para imponer la pena de muerte violaba la prohibición de la Octava Enmienda contra el castigo cruel e inusual.

En Furman, con cinco votos a favor y cuatro en contra, la Corte decidió que las sentencias de muerte eran inconstitucionales en la práctica. Cada uno de los cinco jueces de la mayoría escribió una opinión separada con diferentes razones por las cuales la pena de muerte no era constitucional. Sin embargo, los jueces de la mayoría estuvieron de acuerdo que la falta de los criterios para la imposición de la pena de muerte permitía que este castigo fuera aplicado de manera selectiva y arbitraria. La mayoría concluyó que la pena de muerte había sido impuesta de manera irregular, infrecuente, y a menudo de forma selectiva contra las minorías. Bajo la cláusula que prohíbe el castigo cruel e inusual, una pena es considerada inconstitucional si es administrada arbitrariamente o discriminatoriamente. En Furman, la Corte efectivamente declaró nulo el estatuto de la pena de muerte existente en cada estado, redujo las sentencias de los presos en el pabellón de la muerte alrededor del país, y suspendió la pena de muerte en los Estados Unidos.

Después de Furman, muchos estados empezaron a promulgar nuevas leyes para disminuir la arbitrariedad en casos capitales. Para evitar que la Suprema Corte declarara sus leyes inconstitucionales por darle demasiada discreción al jurado, algunos estados eliminaron la discreción por completo, pasando leyes que requerían una sentencia de muerte por ciertos crímenes. Sin embargo, ésta práctica fue declarada inconstitucional por la Corte en Woodson v. North Carolina, 428 U.S. 280 (1976), porque la práctica no permitía que los jurados consideraran las diferencias entre varios casos.

Otros estados escribieron leyes que intentaban enfocar la discreción de los jurados capitales con guías diseñadas para ayudarlos a decidir si la pena de muerte era apropiada. El estado de Georgia creó un proceso bifurcado: en el primer juicio, el jurado determinaba si el acusado era culpable. Si el jurado determinaba que había culpa, iniciaba un segundo juicio en el cual la sentencia sería determinada (por el mismo jurado). Este segundo juicio se llama la fase de pena. Para la imposición de la pena de muerte, se requiere que el jurado encuentre por lo menos una circunstancia agravante (es decir, una característica que hace que algunos asesinatos sean peores de lo común, como asesinar a un menor o torturar a la víctima) más allá de la duda razonable. Los estados incluyen las circunstancias agravantes en sus estatutos capitales. Para evitar la arbitrariedad, Georgia también creó un proceso de apelación especializado en casos capitales. En 1976, el estatuto de Georgia sobre la discreción guiada, junto con los estatutos de Florida y Texas, fue aprobado cuando la Suprema Corte decidió Gregg v. Georgia, 428 U.S. 153. Esta decisión histórica sostuvo que los nuevos estatutos de la pena de muerte eran constitucionales, restableciendo la pena de muerte en los Estados Unidos. La Corte también decidió que la pena de muerte en sí misma es constitucional bajo la Octava Enmienda.

Once años después de Gregg, la Suprema Corte consideró si evidencia estadística que mostraba una relación entre la raza y el resultado de casos capitales era suficiente para establecer una violación constitucional. McCleskey v. Kemp, 481 U.S. 279 (1987). McCleskey, un preso Afro-Americano en el pabellón de la muerte, le presentó a la Corte un análisis estadístico sofisticado que demostraba que la raza de la víctima afectaba los resultados en casos capitales. El estudio, dirigido por el profesor David Baldus, examinó la pena de muerte en Georgia y encontró evidencia estadística demostrando que las personas acusadas de haber asesinado a víctimas blancas tenían 4.3 veces más probabilidades de recibir la pena de muerte que personas acusadas de matar a víctimas Afro-Americanas. McCleskey le pidió a la Corte que declarara su sentencia de muerte inconstitucional bajo la cláusula requiriendo la protección equitativa en la Decimocuarta Enmienda. Sin embargo, la Corte declaró que las disparidades raciales no serían reconocidas como una violación constitucional bajo ésta cláusula sin pruebas de que hubo discriminación racial intencional contra el acusado McCleskey. La Corte también rechazó el argumento de McCleskey que la pena de muerte era inconstitucional bajo la Octava Enmienda dado al impacto que la raza tenía en las sentencias de muerte, razonando que el estudio ofrecido era insuficiente para probar que la pena de muerte era aplicada en una manera arbitraria.

Evidencia de la Arbitrariedad

Tres décadas después de que guías para los jurados fueron aprobadas por la Corte en Gregg, la pena de muerte todavía se está aplicando de manera impredecible a un número pequeño de los acusados. Todavía no hay uniformidad en el sistema capital de los Estados Unidos. Algunos de los asesinatos más atroces no resultan en sentencias de muerte, mientras que algunos crímenes menos atroces son castigados por la muerte.

Guías inefectivas y restricciones en el proceso de la sentencia capital pueden permitir que las personas que toman las decisiones (los policías, fiscales, jueces, y jurados) tomen decisiones basadas sobre estereotipos sobre quiénes son los peores tipos de criminales o quiénes son las víctimas más simpáticas. Las sentencias de muerte no sólo están basadas en la gravedad del crimen o la culpabilidad del delincuente: la geografía, raza, el género, y el acceso a representación legal adecuada también parecen tener un efecto.

La Geografía y la Arbitrariedad

La variación regional en las sentencias de muerte indica arbitrariedad. Uno espera ver alguna variación de un estado al otro por las diferencias en la población, los índices del crimen y las leyes, pero uno también espera que en un sistema justo, la ley de un estado sea aplicada uniformemente en ese estado.

En un sistema justo, las sentencias de muerte no deberían estar concentradas en una región. Sin embargo, actualmente la posibilidad de recibir la pena de muerte depende en gran parte del lugar donde el crimen fue cometido.

  • Aproximadamente un cuarto de los presos en el pabellón de la muerte de Ohio vienen del condado de Hamilton (Cincinnati), pero sólo el 9% de los asesinatos del estado ocurren allí. (R. Willing y G. Fields, Geografía de la Pena de Muerte, USA Today, 20 de Diciembre, 1999).
  • La Ciudad de Baltimore sólo tiene una persona en el pabellón de la muerte en Maryland, pero el Condado de Baltimore (en el cual ocurre una décima parte de los asesinatos que ocurren en la Ciudad) tiene nueve veces el número de personas que tiene la Ciudad de Baltimore en el pabellón de la muerte. (L. Montgomery, Maryland Cuestionando Extremos Locales sobre la Pena de Muerte, Washington Post, 12 de Mayo, 2002).
  • Una investigación conducida por siete periódicos de Indiana en 2001 halló que la pena de muerte depende de factores como los puntos de vista de diferentes fiscales y los recursos financieros de los condados. Dos condados de Indiana han producido casi tantas sentencias de muerte como todos los otros condados en Indiana combinados. (S. Bend Trib., 21 de Octubre., 2001).

La ley federal tampoco es aplicada uniformemente. Una investigación sobre la pena de muerte federal por el Departamento de la Justicia halló grandes disparidades en las prosecuciones capitales, las cuales eran causadas por factores geográficos. El país está dividido en distritos federales, y fiscales federales en cada distrito están obligados a someter todos los casos en los cuales se podría buscar la pena de muerte al Procurador General para ser revisados. Los fiscales pueden recomendar el pedir (o no pedir) la pena de muerte. El Departamento de Justicia encontró grandes disparidades en la distribución geográfica de las recomendaciones de la pena de muerte federal.

  • De 1995 al 2000, el 42% de los casos federales sometidos al Procurador General para ser revisados vinieron de sólo 5 de los 94 distritos federales.
  • Si se incluyen los 21 distritos que nunca han sometido un caso para el reviso por el Procurador General, desde 1995-2000, 40 de los 94 distritos federales nunca pidieron la pena de muerte para ningún acusado.

La Raza y la Arbitrariedad

Cuando los criterios legales que los jurados deben considerar al evaluar una sentencia de muerte no le dan suficiente dirección a los miembros del jurado, éstos pueden tomar decisiones basadas en prejuicios conscientes o inconscientes sobre quiénes son los peores de los criminales o quiénes son las víctimas más simpáticas. Estudios recientes sobre la pena de muerte continúan encontrando una correlación entre la sentencia de muerte y la raza del sentenciado. Los estudios han demostrado consistentemente que los que matan a víctimas blancas tienen más probabilidades de recibir la pena de muerte que los que matan a víctimas Afro-Americanas.

  • En el 96% de los estados donde han habido estudios sobre la raza y la pena de muerte se encontró una pauta de discriminación por la raza de la víctima, o por la raza del acusado, o ambos. (David Baldus, et al., En La Era Después de Furman: Visión General Empírico y Legal, Con Encuentros Recientes de Philadelphia, 83 Cornell L. Rev. 1638 (1998)).
  • Según los resultados de un estudio sobre la pena de muerte encargado por el Gobernador y realizado por investigadores de la Universidad de Maryland, las probabilidades de que un acusado en Maryland reciba una sentencia de muerte son mucho más altas para los acusados de matar a una persona blanca. (Prof. Raymond Paternoster et. al., Un Análisis Empírico del Sistema de la Sentencia de Maryland en Cuanto a la Influencia de Raza y Jurisdicción Legal, 7 de Enero, 2003).
  • Un reportaje hecho público por la Suprema Corte de Nueva Jersey halló que "hay evidencia estadística inquietante que indica que casos capitales en los cuales la víctima es blanca tienen mayores probabilidades de progresar a la fase de pena que casos con víctimas Afro-Americanas. (Asbury Park Press, 13 de Agosto, 2001).
  • Un estudio en Carolina del Norte, basado en datos de 502 asesinatos entre 1993 y 1997 halló que la raza desempeñó un papel significativo en quién recibe la pena de muerte. En Carolina del Norte, los acusados cuyas víctimas son blancas son 3.5 veces más probables de recibir la sentencia que otros acusados. (Prof. Jack Boger y Dr. Isaac Unah, Raza y la Pena de Muerte en Carolina del Norte, un Análisis Empírico: 1993-1997, 16 de Abril, 2001).
  • Un estudio estadístico sofisticado que fue conducido en Filadelfia por David Baldus halló que, al comparar crímenes similares cometidos por acusados similares, los Afro-Americanos reciben la pena de muerte a un índice que es 38% más alto que para personas de otros grupos. (Richard C. Dieter, La Pena de Muerte en Blanco y Negro – Centro de Información sobre la Pena de Muerte, 1998).

La Representación y la Arbitrariedad

Después de 20 años en el tribunal supremo, tengo que reconocer que se están planteando preguntas serias sobre la justicia de la administración de la pena de muerte en este país. Tal vez es tiempo de revisar los requerimientos para los abogados designados en los casos de muerte y asegurarnos que los abogados que toman estos casos sean compensados de una manera justa.

- Jueza Sandra Day O’Connor (2001)

 

La calidad de la representación legal está relacionada con la aplicación arbitraria de la pena de muerte, porque la representación inadecuada contribuye a errores en las sentencias capitales.

  • El Jornal Nacional de la Ley, después de un estudio sobre la representación en casos capitales en el Sur de los Estados Unidos, concluyó que los juicios capitales son "como tirar una moneda al azar, no como poner una balanza en equilibrio delicadamente," porque el abogado del acusado "muchas veces ha sido . . . mal entrenado, no está preparado [y] es extremadamente mal pagado." (M. Coyle, et al., Defensa Fatal: Ensayo y Error en el Cinturón de Muerte, Nat’l. L.J., 11 de Junio, 1990). Los estados varían enormemente en la calidad de la representación legal que le proveen a los acusados indigentes.
  • En el estado de Washington, un quinto de las 84 personas condenadas a muerte en los últimos 20 años fueron representados por los abogados que habían sido, o fueron después, expulsados de la abogacía, suspendidos, o arrestados. En total, la tasa de expulsión para abogados en ese estado es menos del 1%. (Seattle Post-Intelligencer, 6-8 de Agosto., 2001).
  • En Carolina del Norte, por lo menos 16 presos en el pabellón de la muerte, incluyendo 3 que fueron ejecutados, fueron representados por abogados que han sido expulsados de la abogacía o disciplinados por conducta que violaba el código ético de los abogados, incluyendo conducta criminal. (Charlotte Observer, 9 de Septiembre, 2000).
  • En Texas, aproximadamente uno de cada cuatro presos en el pabellón de la muerte ha sido defendido por abogados que han sido reprendidos, puestos en período de prueba, suspendidos, o prohibidos de practicar la ley por la Abogacía del Estado. (Dallas Morning News, 10 de Septiembre, 2000).
  • En Alabama, aproximadamente 40 de 185 presos en el pabellón de la muerte -- algunos con menos de cinco meses restantes para apelar -- no tienen abogados. (N.Y. Times, 5 de Julio, 2001).

Las personas que tienen buenos abogados durante el juicio no reciben la pena de muerte. . . De todos los casos que llegan a la Corte pidiendo un atraso el día antes de la ejecución, no he visto ni un caso en el cual el acusado fuera bien representado en el juicio.

- Jueza Ruth Bader Ginsburg (2001)

 

Malentendidos del Jurado

El Proyecto del Jurado Capital estudió más que 1,200 jurados en 14 estados. Basándose en esta investigación, los profesores Bowers y Foglia concluyeron que los requisitos impuestos por la Constitución y establecidos para guiar la discreción del jurado y eliminar las sentencias arbitrarias no están funcionando. El estudio identificó los siguientes problemas constitucionales:

  • Decisiones Prematuras: Entrevistas con los miembros de jurados hallaron que aproximadamente el 50% de los entrevistados decidió cuál sería la pena antes de la fase de la sentencia del juicio. Es decir, antes de que los miembros del jurado escucharan la evidencia para la fase de la pena y antes de que recibieran instrucciones sobre cómo tomar la decisión del castigo.
  • Prejuicios en la Selección del Jurado: Los investigadores hallaron que los métodos de la selección del jurado resultaron jurados desproporcionadamente propensos a encontrar a los acusados culpables y de sentenciarlos a muerte.
  • Falla en Entender las Instrucciones del Jurado: El estudio halló que el 45% de los jurados no entendió que tenían permitido considerar cualquier evidencia que mitigara la sentencia durante la fase de la sentencia del juicio. Además, dos tercios de los jurados no sabían que no tenían que llegar a una decisión unánime para encontrar que habían circunstancias mitigantes.
  • Creencias Erróneas que la Muerte es Requerida: El 44% de los jurados dijeron que ellos creían que la pena de muerte era requerida si la conducta del acusado fue atroz, vil, o depravada, y casi el 37% de los jurados dijeron que la pena de muerte era requerida si el acusado sería peligroso en el futuro. La Suprema Corte ha encontrado que la pena de muerte nunca es obligatoria simplemente porque las circunstancias agravantes han sido establecidas.
  • Influencia de la Raza: Los investigadores revelaron que las probabilidades de recibir la pena de muerte para un acusado Afro-Americano cuya víctima era blanca aumentan cuando hay cinco o más hombres blancos en el jurado, y disminuyen cuando hay por lo menos un hombre Afro-Americano en el jurado. Estos jurados tienen perspectivas muy diferentes sobre lo que consiste una duda razonable, el remordimiento del acusado, y el riesgo futuro del acusado.
  • Subestimando las Alternativas a la Pena de Muerte: Los primeros encuentros del estudio hallaron que casi todos los jurados subestimaron la cantidad del tiempo que un acusado cumpliría en la cárcel si no era condenado a la muerte. Mientras más pronto los jurados creían que un acusado regresaría a la sociedad si no recibía la pena de muerte, más probable era que los miembros del jurado impusieran la pena de muerte.

William J. Bowers y Wanda D. Foglia, Todavía Sufriendo Angustiosamente: Fallo de la Ley en Purgar la Arbitrariedad de la Sentencia Capital, 39 Crim. L. Bull. 51 (2003).

El Género y la Arbitrariedad

Hay muy pocas mujeres sentenciadas a muerte. Esto hace difícil sacar conclusiones estadísticas sobre el prejuicio de género en el sistema capital.

Al encontrar la pena de muerte inconstitucional en 1972, el juez Thurgood Marshall dijo “hay mucha evidencia que la pena de muerte es impuesta contra los hombres, pero no contra las mujeres… Es difícil entender por qué las mujeres han sido beneficiadas de esta manera, porque los propósitos que supuestamente son servidos por el castigo capital parecen aplicar de manera equitativa a ambos sexos. (Furman v. Georgia, 408 U.S. 238, 365 (1972)).

Las sentencias de muerte y las ejecuciones para las delincuentes femeninas son raras en comparación con tales acontecimientos para los delincuentes masculinos. De hecho, las mujeres tienen mayor probabilidad de salir del sistema capital mientras más avanzan sus casos.

1 de cada 10 (10%) personas arrestadas por homicidio es mujer.

1 de cada 50 (2%) sentencias de muerte a nivel del juicio se le impone a una mujer.

1 de cada 60 (1.7%) personas en el pabellón de muerte cuando el estudio fue realizado era mujer.

1 de cada 100 (1.0%) personas ejecutadas en la era moderna fue una mujer.

Victor L. Streib, "La Pena de Muerte para las Delincuentes Femeninas, Enero 1973 al 31 de Octubre, 2010”.

¿Los Peores de los Peores?

La pena de muerte no es necesariamente aplicada a los peores de los peores delincuentes.

Charles Cullen, un ex-enfermero, se escapó de la pena de muerte por llegar a un acuerdo con los fiscales en el cual se declaró culpable de matar a 13 pacientes del hospital. (D. Kocieniewski, N.Y. Times, 30 de Abril, 2004).

En una negociación entre el acusado y los fiscales del estado Washington, Gary Ridgway, un hombre de la vecindad de Seattle que confesó a 48 asesinatos desde 1982, va a servir una sentencia de vida sin libertad condicional. (Associated Press, 5 de Nov., 2003).

Regresar Arriba


La Raza y la Pena de Muerte


Grupos Étnicos de los Ejecutados desde 1976

Grupo Étnico No. de ejecutados Porcentaje del total
Afro-Americano 477 34.6%
Hispano 110 8.3%
Blanco 776 55.4%
Otros 24 1.7%

Raza de las Víctimas desde 1976

Raza % del Total de las Víctimas
Afro-Americanos 15%
Hispanos 7%
Anglo-Sajones 76%
Otros 2%

Casi todos los casos de la pena de muerte (76%) implican víctimas Anglo-Sajonas, aunque en realidad solamente el 50% de las víctimas asesinadas son blancas.

Personas Ejecutadas por Asesinatos Interraciales

Acusado Blanco / Víctima Afro-Americana: 31 Ausado Afro-Americano / Víctima Blanca: 288

En el 96% de los estados donde la conexión entre la raza y la pena de muerte ha sido investigada se encontró un patrón de discriminación por la raza de la víctima, por la raza del acusado, o por ambos (Reportaje del prof. David Baldus a ABA, 1998).

Un estudio de Carolina del Norte descubrió que las personas que asesinan a víctimas blancas tienen 3 veces más probabilidades de ser condenados a la pena de muerte que personas cuyas víctimas eran Afro-Americanas y 4 veces más probables que personas cuyas víctimas eran Latinas (Pierce & Radelet, Jornal de la Ley de Santa Clara 2005).

Raza de las Personas en el Pabellón de la Muerte*

Grupo Étnico # de las Personas en el Pabellón de la Muerte % del Total de las Personas en el Pabellón de la Muerte
Afro-Americano 1,284 42%
Hispano 388 13%
Blanco 1,323 43%
Otros 75 3%

*Fuente: NAACP Fondo de Defensa Legal, El Pabellón de la Muerte, USA (1 de enero, 2014)

Regresar Arriba


Inocencia


Desde 1973, más que 150 personas condenadas a la muerte han sido puestas en libertad con evidencia de su inocencia (Informe Administrativo, Subcomité Judicial Sobre Derechos Civiles y Constitucionales, Octubre 1993, con actualizaciones de DPIC).

Los investigadores Radelet y Bedau encontraron 23 casos desde 1900 en los cuales personas inocentes fueron ejecutadas.

La exoneración más reciente es la de Derral Hodgkins el 12 de Octubre del 2015.

Número de Personas Puestas en Libertad del Pabellón de la Muerte por Estado

Florida 26 Georgia 6 Indiana 2
Illinois 20 Alabama 6 Kentucky 1
Texas 13 Nuevo México 4 Maryland 1
Oklahoma 10 Misuri 4 Nebraska 1
Louisiana 10 Mississippi 4 Nevada 1
Arizona 9 California 3 Idaho 1
Carolina del Norte 9 Massachussetts 3 Virginia 1
Ohio 9 Tennessee 3 Washington 1
Pennsylvania 6 Carolina del Sur 2  Oklahoma 10 

El 13 de Octubre del 2015 habían habido 156 exoneraciones en 26 estados.

Lista de las Personas Liberadas del Pabellón de la Muerte

DPIC usa los criterios objetivos tradicionales que han determinado la inocencia desde la fundación de este país. Para ser incluídos en esta lista, los acusados tienen que haber sido condenados y recibido la sentencia de muerte, y posteriormente (1) la convicción fue volcada y fueron absueltos en el nuevo juicio, o todos los cargos fueron sobreseídos; o (2) los acusados recibieron un indulto absoluto del gobernador basado en nueva evidencia de la inocencia.

No. Nombre Estado Raza Condenado Exonerado Años en Medio Razón ADN
1 David Keaton FL B 1971 1973 2 Cargos Sobreseídos  
2 Samuel A. Poole NC B 1973 1974 1 Cargos Sobreseídos  
3 Wilbert Lee FL B 1963 1975 12 Indultado  
4 Freddie Pitts FL B 1963 1975 12 Indultado  
5 James Creamer GA W 1973 1975 2 Cargos Sobreseídos  
6 Christopher Spicer NC B 1973 1975 2 Absuelto  
7 Thomas Gladish NM W 1974 1976 2 Cargos Sobreseídos  
8 Richard Greer NM W 1974 1976 2 Cargos Sobreseídos  
9 Ronald Keine NM W 1974 1976 2 Cargos Sobreseídos  
10 Clarence Smith NM W 1974 1976 2 Cargos Sobreseídos  
11 Delbert Tibbs FL B 1974 1977 3 Cargos Sobreseídos  
12 Earl Charles GA B 1975 1978 3 Cargos Sobreseídos  
13 Jonathan Treadway AZ W 1975 1978 3 Absuelto  
14 Gary Beeman OH W 1976 1979 3 Absuelto  
15 Jerry Banks GA B 1975 1980 5 Cargos Sobreseídos  
16 Larry Hicks IN B 1978 1980 2 Absuelto  
17 Charles Ray Giddens OK B 1978 1981 3 Cargos Sobreseídos  
18 Michael Linder SC W 1979 1981 2 Absuelto  
19 Johnny Ross LA B 1975 1981 6 Cargos Sobreseídos  
20 Ernest (Shujaa) Graham CA B 1976 1981 5 Absuelto  
21 Annibal Jaramillo FL L 1981 1982 1 Cargos Sobreseídos  
22 Lawyer Johnson MA B 1971 1982 11 Cargos Sobreseídos  
23 Larry Fisher MS W 1984 1985 1 Absuelto  
24 Anthony Brown FL B 1983 1986 3 Absuelto  
25 Neil Ferber PA W 1982 1986 4 Cargos Sobreseídos  
26 Clifford Henry Bowen OK W 1981 1986 5 Cargos Sobreseídos  
27 Joseph Green Brown FL B 1974 1987 13 Cargos Sobreseídos  
28 Perry Cobb IL B 1979 1987 8 Absuelto  
29 Darby (Williams) Tillis IL B 1979 1987 8 Absuelto  
30 Vernon McManus TX W 1977 1987 10 Cargos Sobreseídos  
31 Anthony Ray Peek FL B 1978 1987 9 Absuelto  
32 Juan Ramos FL L 1983 1987 4 Absuelto  
33 Robert Wallace GA B 1980 1987 7 Absuelto  
34 Richard Neal Jones OK W 1983 1987 4 Absuelto  
35 Willie Brown FL B 1983 1988 5 Cargos Sobreseídos  
36 Larry Troy FL B 1983 1988 5 Cargos Sobreseídos  
37 Randall Dale Adams TX W 1977 1989 12 Cargos Sobreseídos  
38 Robert Cox FL W 1988 1989 1 Cargos Sobreseídos  
39 James Richardson FL B 1968 1989 21 Absuelto  
40 Clarence Brandley TX B 1981 1990 9 Cargos Sobreseídos  
41 John C. Skelton TX W 1983 1990 7 Absuelto  
42 Dale Johnston OH W 1984 1990 6 Cargos Sobreseídos  
43 Jimmy Lee Mathers AZ W 1987 1990 3 Absuelto  
44 Gary Nelson GA B 1980 1991 11 Cargos Sobreseídos  
45 Bradley P. Scott FL W 1988 1991 3 Absuelto  
46 Charles Smith IN B 1983 1991 8 Absuelto  
47 Jay C. Smith PA W 1986 1992 6 Absuelto  
48 Kirk Bloodsworth MD W 1984 1993 9 Cargos Sobreseídos
49 Federico M. Macias TX L 1984 1993 9 Cargos Sobreseídos  
50 Walter McMillian AL B 1988 1993 5 Cargos Sobreseídos  
51 Gregory R. Wilhoit OK W 1987 1993 6 Absuelto  
52 James Robison AZ W 1977 1993 16 Absuelto  
53 Muneer Deeb TX O 1985 1993 8 Absuelto  
54 Andrew Golden FL W 1991 1994 3 Cargos Sobreseídos  
55 Adolph Munson OK B 1985 1995 10 Absuelto  
56 Robert Charles Cruz AZ L 1981 1995 14 Absuelto  
57 Rolando Cruz IL L 1985 1995 10 Absuelto
58 Alejandro Hernandez IL L 1985 1995 10 Cargos Sobreseídos
59 Sabrina Butler MS B 1990 1995 5 Absuelto  
60 Joseph Burrows IL W 1989 1996 7 Cargos Sobreseídos  
61 Verneal Jimerson IL B 1985 1996 11 Cargos Sobreseídos
62 Dennis Williams IL B 1979 1996 17 Cargos Sobreseídos
63 Roberto Miranda NV L 1982 1996 14 Cargos Sobreseídos  
64 Gary Gauger IL W 1993 1996 3 Cargos Sobreseídos  
65 Troy Lee Jones CA B 1982 1996 14 Cargos Sobreseídos  
66 Carl Lawson IL B 1990 1996 6 Absuelto  
67 David Wayne Grannis AZ W 1991 1996 5 Cargos Sobreseídos  
68 Ricardo Aldape Guerra TX L 1982 1997 15 Cargos Sobreseídos  
69 Benjamin Harris WA B 1985 1997 12 Cargos Sobreseídos  
70 Robert Hayes FL B 1991 1997 6 Absuelto  
71 Christopher McCrimmon AZ B 1993 1997 4 Absuelto  
72 Randall Padgett AL W 1992 1997 5 Absuelto  
73 Robert Lee Miller, Jr. OK B 1988 1998 10 Cargos Sobreseídos
74 Curtis Kyles LA B 1984 1998 14 Cargos Sobreseídos  
75 Shareef Cousin LA B 1996 1999 3 Cargos Sobreseídos  
76 Anthony Porter IL B 1983 1999 16 Cargos Sobreseídos  
77 Steven Smith IL B 1985 1999 14 Absuelto  
78 Ronald Williamson OK W 1988 1999 11 Cargos Sobreseídos
79 Ronald Jones IL B 1989 1999 10 Cargos Sobreseídos
80 Clarence Dexter, Jr. MO W 1991 1999 8 Cargos Sobreseídos  
81 Warren Douglas Manning SC B 1989 1999 10 Absuelto  
82 Alfred Rivera NC L 1997 1999 2 Cargos Sobreseídos  
83 Steve Manning IL W 1993 2000 7 Cargos Sobreseídos  
84 Eric Clemmons MO B 1987 2000 13 Absuelto  
85 Joseph Nahume Green FL B 1993 2000 7 Cargos Sobreseídos  
86 Earl Washington VA B 1984 2000 16 Indultado
87 William Nieves PA L 1994 2000 6 Absuelto  
88 Frank Lee Smith
*Se muerió antes de la ejecución.
FL B 1986 2000 * 14 Cargos Sobreseídos
89 Michael Graham LA W 1987 2000 13 Cargos Sobreseídos  
90 Albert Burrell LA W 1987 2000 13 Cargos Sobreseídos  
91 Oscar Lee Morris CA B 1983 2000 17 Cargos Sobreseídos  
92 Peter Limone MA W 1968 2001 33 Cargos Sobreseídos  
93 Gary Drinkard AL W 1995 2001 6 Cargos Sobreseídos  
94 Joaquin Jose Martinez FL L 1997 2001 4 Absuelto  
95 Jeremy Sheets NE W 1997 2001 4 Cargos Sobreseídos  
96 Charles Fain ID W 1983 2001 18 Cargos Sobreseídos
97 Juan Roberto Melendez FL L 1984 2002 18 Cargos Sobreseídos  
98 Ray Krone AZ W 1992 2002 10 Cargos Sobreseídos
99 Thomas Kimbell, Jr. PA W 1998 2002 4 Absuelto  
100 Larry Osborne KY W 1999 2002 3 Cargos Sobreseídos  
101 Aaron Patterson IL B 1986 2003 17 Indultado  
102 Madison Hobley IL B 1987 2003 16 Indultado  
103 Leroy Orange IL B 1984 2003 19 Indultado  
104 Stanley Howard IL B 1987 2003 16 Indultado  
105 Rudolph Holton FL B 1986 2003 16 Cargos Sobreseídos  
106 Lemuel Prion AZ W 1999 2003 4 Cargos Sobreseídos  
107 Wesley Quick AL W 1997 2003 6 Absuelto  
108 John Thompson LA B 1985 2003 18 Absuelto  
109 Timothy Howard OH B 1976 2003 26 Cargos Sobreseídos  
110 Gary Lamar James OH B 1976 2003 26 Cargos Sobreseídos  
111 Joseph Amrine MO B 1986 2003 17 Cargos Sobreseídos  
112 Nicholas Yarris PA W 1982 2003 21 Cargos Sobreseídos
113 Alan Gell NC W 1998 2004 6 Absuelto  
114 Gordon Steidl IL W 1987 2004 17 Cargos Sobreseídos  
115 Laurence Adams MA B 1974 2004 30 Cargos Sobreseídos  
116 Dan L. Bright LA B 1996 2004 8 Cargos Sobreseídos  
117 Ryan Matthews LA B 1999 2004 5 Cargos Sobreseídos
118 Ernest Ray Willis TX W 1987 2004 17 Cargos Sobreseídos  
119 Derrick Jamison OH B 1985 2005 20 Cargos Sobreseídos  
120 Harold Wilson PA B 1989 2005 16 Absuelto  
121 John Ballard FL W 2003 2006 3 Absuelto  
122 Curtis McCarty OK W 1986 2007 21 Cargos Sobreseídos
123 Michael McCormick TN W 1987 2007 20 Absuelto
124 Jonathon Hoffman NC B 1995 2007 12 Cargos Sobreseídos  
125 Kennedy Brewer MS B 1995 2008 13 Cargos Sobreseídos
126 Glen Chapman NC B 1994 2008 14 Cargos Sobreseídos  
127 Levon "Bo" Jones NC B 1993 2008 15 Cargos Sobreseídos  
128 Michael Blair TX O 1994 2008 14 Cargos Sobreseídos
129 Nathson Fields IL B 1986 2009 23 Absuelto  
130 Paul House TN W 1986 2009 23 Cargos Sobreseídos  
131 Daniel Wade Moore AL W 2002 2009 7 Absuelto  
132 Ronald Kitchen IL B 1988 2009 21 Cargos Sobreseídos  
133 Herman Lindsey FL B 2006 2009 3 Absuelto  
134 Michael Toney TX W 1999 2009 10 Cargos Sobreseídos  
135 Yancy Douglas OK B 1995 2009 14 Cargos Sobreseídos  
136 Paris Powell OK B 1997 2009 12 Cargos Sobreseídos  
137 Robert Springsteen TX W 2001 2009 8 Cargos Sobreseídos  
138 Anthony Graves TX B 1994 2010 16 Cargos Sobreseídos  
139 Gussie Vann TN B 1994 2011 17 Cargos Sobreseídos  
140 Joe D’Ambrosio OH W 1989 2012 23 Cargos Sobreseídos  
141 Damon Thibodeaux LA W 1997 2012 15 Cargos Sobreseídos
142 Seth Penalver FL W 1999 2012 13 Absuelto  
143 Reginald Griffin MO B 1983 2013 30 Cargos Sobreseídos  
144 Glenn Ford LA B 1984 2014 30 Cargos Sobreseídos  
145 Carl Dausch FL W 2011 2014 3 Acquitted  
146 Henry McCollum NC B 1984 2014 30 Charges Dismissed Yes
147 Leon Brown NC B 1984 2014 30 Charges Dismissed Yes
148 Ricky Jackson OH B 1975 2014 39 Charges Dismissed  
149 Wiley Bridgeman OH B 1975 2014 39 Charges Dismissed  
150 Kwame Ajamu OH B 1975 2014 39 Charges Dismissed  
151 Debra Milke AZ W 1990 2015 25 Charges Dismissed  
152 Anthony Hinton AL B 1985 2015 30 Charges Dismissed  
153 Willie Manning MS B 1996 2015 19 Charges Dismissed  
154 Alfred Brown TX B 2005 2015 10 Charges Dismissed  
155 Lawrence William Lee GA W 1987 2015 28 Charges Dismissed  
156 Derral Wayne Hodgkins FL W 2013 2015 2 Acquitted  

Años promedio entre la sentencia de muerte y la exoneración: 11.3

Número de los casos en que el ADN desempañó un papel substancial en el establecimiento de la inocencia: 20

Regresar Arriba


La Pena de Muerte como forma de Disuasión contra el Asesinato


En un estudio reciente realizado por los presidentes pasados y actuales de las sociedades académicas de criminología más prestigiosas del país, el 84% de los expertos rechazó la noción de que la pena de muerte previene asesinatos (Radelet y Akers, 1996).

Una investigación presentada en Estudios de Homicidios, Vol. 1, No. 2, Mayo 1997, indica que las ejecuciones actualmente pueden aumentar el número de asesinatos en vez de reducirlo. El profesor Ernie Thompson de la Universidad del Estado de Arizona encontró un efecto brutal de las ejecuciones en Arizona, de acuerdo con los resultados de un estudio similar en Oklahoma.

Mientras que el uso de la pena de muerte ha ido disminuyendo en los Estados Unidos, el número de asesinatos y el índice nacional de asesinatos se redujeron en el 2004 según el Reportaje del Crimen Uniforme de FBI, 2004.

El Reportaje del Crimen Uniforme de FBI, 2010 informa que el Sur de los Estados Unidos tiene la proporción más alta de asesinatos. En 2000, el Sur fue la única región por encima de la proporción nacional. El Sur del país es responsable del 80% de las ejecuciones en los Estados Unidos. El Noreste tiene el índice más bajo de ejecuciones en el país, con menos del 1%.

 

Regresar Arriba


Representación


La calidad de la representación del acusado es posiblemente el factor más importante para determinar si el acusado recibirá la pena de muerte. Casi todos los acusados en casos capitales no pueden pagar por sus propios abogados. En muchos casos, los abogados que les asigna la corte tienen demasiados casos, son mal pagados, o no tienen suficiente experiencia en casos capitales. Algunos abogados designados se han dormido durante partes del juicio, o llegaron al tribunal bajo la influencia de alcohol. El derecho a un abogado es una parte vital del sistema judicial de los Estados Unidos. Es esencial que el abogado tenga experiencia en casos capitales, que sea compensado adecuadamente, y que tenga acceso a los recursos necesarios para cumplir sus obligaciones al cliente y al tribunal.

Casos Claves de la Suprema Corte sobre la Representación

Regresar Arriba


Costos

  • La pena de muerte le cuesta a California $114 millones más al año que el costo ordinario de detener a los condenados en la cárcel por la vida. Cada ejecución en el estado ha costado más de $250 millones (L.A. Times, 6 de Marzo, 2005).
  • En Kansas, los casos capitales son 70% más caros que casos comparables que no son capitales, incluyendo los costos de la encarcelación.
  • En Indiana, el costo total de la pena de muerte sobrepasa el costo de las sentencias de vida sin libertad condicional por 38%, suponiendo que 20% de las sentencias de muerte fueran volcadas y reducidas a vida (Comisión de los Estudios de la Ley Criminal de Indiana, 10 de Enero, 2002)
  • Un estudio reciente encontró que Carolina del Norte ahorraría $11 millones anuales al eliminar la pena de muerte, (P. Cook, Duke University, 11 de Diciembre del 2009).
  • Hacer cumplir la pena de muerte en la Florida le cuesta al estado $51 millones más al año de lo que le costaría castigar todos los asesinos de primer grado con vida sin libertad condicional. Basada en las 44 ejecuciones que Florida ha llevado a cabo desde 1976, esta cantidad asciende a un costo de $24 millones por cada ejecución. (Palm Beach Post, 4 de Junio, 2000).
  • En Texas, un caso de la pena de muerte cuesta un promedio de $2.3 millones, casi tres veces el costo de encarcelar a alguien en una celda sencilla de máxima seguridad por 40 años (Dallas Morning News, 8 de Marzo, 1992).

Regresar Arriba